El encuentro entre Hitler y Franco en Hendaya. Una aproximación.

13/07/17|Uncategorized

A continuación se reproduce lo que realmente sucedió en la famosa entrevista entre Francisco Francio y Adolf Hitler el 23 de octubre de 1940. Al contrario de lo que muchos piensan, este encuentro no fue al estilo musical, con pegadizas canciones y todos los presentes bailando una chispeante coreografía. A los Alemanes no les dio tiempo a aprenderse los pasos.

En Hendaya, pueblo fronterizo entre España y la Francia ocupada,  el embajador español del régimen nazi hace las presentaciones oficiales entre la delegación hispana y la germana. Franco se muestra aparentemente calmado. Intenta disimular la inquietud que le produce conocer a Hitler, su ídolo. Aun así, el Caudillo toma la palabra. Sabe que la primera impresión es importante y quiere deslumbrar al Führer con algo inteligente y mordaz.

FRANCO: Me falta un testículo.

HITLER: Lo sé.

FRANCO: Es imposible… nadie hasta la fecha conocía este dato anatómico. Tan sólo mi medico personal, que es sordo y ciego; y  mi mujer, que en la penumbra de la alcoba apenas consigue vislumbrarme mientras me desvisto.

HITLER: Nuestros espías se encuentran entre los más aventajados del planeta.

FRANCO: Ya me parecía a mí que esa lámpara de pie tosía y estornudaba demasiado para ser una lámpara de pie.

HITLER: En efecto, la lámpara-hombre es uno de nuestros últimos ingenios en cuestión de espionaje.  Una pena que no consigamos evitar los resfriados de nuestros hombres al permanecer durante horas en pelotas, querido amigo.

FRANCO: ¡Oh! ¿De verdad soy su amigo?

HITLER: No.

FRANCO: Vaya.

HITLER: Pero vayamos al meollo de esta reunión. El Tercer Reich está muy interesado en que España ofrezca su apoyo al Tercer Reich…

FRANCO: Lo tiene. Mire: ¡VAMOS TERCER REICH! ¡TERCER REICH ERES LA POLLA! ¡TERCER REICH, TERCER REICH, TERCER REICH COJONUDO!

HITLER: Me refiero a apoyo militar a las fuerzas del Eje, obviamente. (Hitler dice algo ininteligible, pero muy cercano a una maldición y un insulto hacia Franco)

FRANCO: Oh. Pues eso está más difícil… pero todo es negociable.

HITLER: Estamos muy interesados en arrebatar el control de Gibraltar a los Británicos.

FRANCO: ¡Me cago en mi madre!  ¡¿QUE GIBRALTAR ES DE LA PÉRFIDA ALBIÓN?!

HITLER: Lo es desde el Tratado de Utrecht. Como sabrá, es un punto estratégico…

FRANCO: Y tiene monentes… jeje.

HITLER: Sí, y tiene monetes (Hitler dice algo ininteligible, pero muy cercano a una maldición y un insulto hacia Franco). Aunque lo que nos interesa es su valor militar como punto de tránsito marítimo entre el Mediterráneo y el océano Atlántico…

FRANCO: Claro, claro… Qué ofrecen.

HITLER: Bueno, habíamos pensado en regalar a España, nada más y nada menos, que la Ínsula de Barataria, también esta vistosa gorra con una esvástica y el juego del Tercer Reich.

FRANCO: Mmm… la gorra ya la tengo, pero la ínsula de Barataria y el Juego parecen interesantes…

HITLER: ¿Entonces dejamos a los ministros de exteriores que cierren el acuerdo y  arreglen los pormenores?

FRANCO: Si también acepta cedernos el Marruecos francés.

HITLER: Así sea.

FRANCO: Eres un crack. Y también quiero Gibraltar…

HITLER: (Hitler dice algo ininteligible, pero muy cercano a una maldición y un insulto hacia Franco)

FRANCO: ¿Cómo?

HITLER: Hecho.

FRANCO: Y otra gorra.

HITLER: Ha colmado mi paciencia, amigo.

FRANCO: ¿Entonces sí soy su amigo?

HITLER: No. No es mi amigo. De hecho es una vergüenza para el fascismo europeo. Es el peor de los fascistas. Un fascista que quiere ser muy fascista, pero con esa vocecilla apenas llega a fascistoide. Es un cutre, un ser contrahecho y acomplejado. Ha sido un sanguinario asesino de rojos, no lo niego, good job. Pero es la medalla de madera de los líderes totalitarios. Solo estar aquí a su lado me da vergüenza.

FRANCO: Lo de la vocecilla es por el testículo que me falta, creí que ya lo supondrías… ¿Te has enfadado?

HITLER: Por dios, que no nos hagan fotos… Esto no ha pasado. ¿Qué hago aquí encerrado con este tipo?

FRANCO: Bueno, si nos das el juego del Tercer Reich mando a la División Azul a luchar contra los soviéticos.

HITLER: (Hitler dice algo ininteligible, pero muy cercano a una maldición y un insulto hacia Franco)

FRANCO: ¿Cómo?

HITLER: GILIPOLLAS, HE DICHO QUE ERES GILIPOLLAS.

Encuentra más noticias de:

Comentarios