Hermano mayor

16/02/17|Norcoreano

Estoy de luto por la muerte de mi hermano, pero sólo dos días, que este viernes empieza el Carnaval y ya tengo planchado mi disfraz de demócrata. Padre tuvo cinco hijos con cuatro mujeres distintas. El hombre, cuando no estaba con el marxismo, estaba con la banana. Agujero que veía, agujero que tapaba. Kim Jong-nam fue el primer hijo que tuvo Padre y el que en principio estaba destinado a sucederle, hasta que en 2001 le pillaron haciendo algo imperdonable en nuestra familia: coger un avión con un pasaporte falso para ir a Disneyland con sus hijos. Le acusaron de traición al régimen, de capitalista, de occidental… y de conducción ebria, exhibicionismo y escándalo público (esto último ya fue otro día). Desde ese momento, perdió su puesto en la línea sucesoria, fue desterrado de la familia y se dedicó a criticar el régimen y difamarme con mentiras como que la gente no vive en libertad en Corea del Norte, que me votan por miedo, que si pico entre horas, que si ceno dos veces…

Según la prensa imperialista, Jong-nam ha sido envenenado en el aeropuerto de Kuala Lumpur por una mujer a la que la prensa ya ha bautizado como “Miss Veneno”. Os lo traduzco: le echamos unas gotas de uranio en la Shandy Cruzcampo, por maricón. Es verdad que mi hermano me pegó un bofetón un 28 de abril de 1994 para quitarme el mando de la Super Nintendo, y que me hizo caerme de la bici un 12 de septiembre de 1995 a las 11:43 para reírse con sus amigos, pero yo no soy rencoroso, simplemente he realizado una intervención quirúrgica necesaria para extirparle un quiste al país. Se empieza yendo un fin de semana a occidente a echarte una foto con Mickey y Pluto y se termina pidiendo hacer un partido más transversal, empoderar a las bases y hablando de núcleos irradiadores de hegemonía.

Jong-nam, no te lo tomes de forma personal, simplemente quería hacerle un regalo especial a mi mujer por San Valentín: no tener que volver a escuchar nunca más a su cuñado. Tu familia ya me ha dicho que este año no viene a cenar en Nochebuena. No pasa nada, a más gambas tocamos. Descansa en paz, hermano. Tú con Pluto y yo de luto.

Encuentra más noticias de:

Comentarios