Tres medidas para evitar el referéndum

12/09/17|Gerardo Tecé

Vivimos unos días tensos con el asunto del referéndum catalán. Supongo que habrán escuchado hablar de él. Por si acaso lo explico, para quien haya pasado las vacaciones de agosto secuestrado en un búnker bajo tierra en el desierto de Nebraska, o en coma profundo y acabe de despertar. Resulta que una parte de Cataluña quiere independizarse de España. Muy fuerte, tía. Como lo oyes. Y mira que tenían la advertencia clara de que el Barça no podría jugar la Liga o que no les íbamos a comprar cava como siguieran con esas. Pues nada. Erre que erre la chavalada catalana. Para conseguir la indapandansia, que no es un cordobés queriendo irse de casa de sus padres, sino como se pronuncia en catalán el asunto, el Parlament ha aprobado un referéndum vinculante y súper bien montado con el Referéndum-Nova, un juego que viene con papeletas sólo para la mitad de jugadores y un dado que, cuando lo tiras, salga lo que salga, llega el Tribunal Constitucional, el organismo independiente al que el Gobierno le va diciendo lo que hacer, y te lleva a la casilla de prisión.

Suena a cachondeíto, pero es un buen lío esto del referéndum. Tanto que las teles a eso de votar lo han bautizado como “El Desafía Soberanista”. Como cuando compran al peso una peli americana de estas de los sábados por la tarde que en inglés se llama “Sunset in the mountains” y la traducen al castellano como “Pesadilla al atardecer” o “Las montañas de la muerte”. Algunos políticos incluso lo han llamado golpe de Estado. Un golpe de Estado es una cosa muy grave y que da mucho agobio. El otro día, sin ir más lejos, había un señor por la calle en Albacete muy sofocado leyendo en el periódico lo del Desafío Soberanista y le dio un mareo que tuvo que llegar el SAMUR y atenderlo en la calle Alzamiento Nacional esquina Francisco Franco.

Por centrarnos en el hoy, la situación es la siguiente: el Gobierno de Puigdemont dice que el Referéndum-Nova es un juego válido para todas las edades y que lleva el sello de calidad de la UE –una pegatina despegada- y que aunque no tiene todas las papeletas ni los locales donde votar, van a ir imprimiéndolas estos días y los locales los colgarán en Tripadvisor el día de antes para que al Constitucional no le dé tiempo de ser un organismo independiente. Por su parte, el Gobierno de Rajoy ha decidido que esto de los golpes de Estado se soluciona intentando que el próximo 1 de Octubre no haya papeletas. Yo, español –es lo que pone en mi DNI y eso es lo que cuenta en la vida- voy a situarme en este enfrentamiento del lado de la Unidad de España -coño- y voy a proponerle al presidente del Gobierno algunas medidas y precauciones para evitar que el 1 de Octubre se vote en Catalunya.

Poner bolardos en los árboles

Creo que no hace falta que lo explique, pero lo haré. ¿De dónde sale el papel? Sin duda: del árbol ¿Qué se puede hacer con papel? Correcto: papeletas. ¿Quién usó también papeletas? Exacto: Hitler. La medida preventiva debería de funcionar a la perfección evitando que los del Desafío Soberanista tuvieran la materia prima con la que consumar su ataque. Esto es de cajón. Inconvenientes: los troncos de los árboles son circulares los condenados y con un solo bolardo delante del árbol sólo tapas una parte, con lo que el secesionista podría entrar por el otro lado. Por ello propongo bolardos unidos unos a otros y rodeando a cada árbol en forma circular. Como la cadena humana aquella que hicieron en Cataluña, pero con bolardos.

Condena a Gutenberg, inhabilitación de los directores de EPSON, HP Y CANON y registros en Media Markt

¿A que no saben quién era alemán como Hitler? Exacto: Gutenberg. Solucionado con bolardos el asunto de la materia prima, nos queda vigilar de cerca la maquinaria que podría convertir en papeleta el papel que ya esté en circulación a día de hoy. Por ello instamos al Tribunal Constitucional y a la Fiscalía a que registren los lugares donde puede haber maquinaria que ayude a la consumación del ataque indepe, así como que se detenga a los responsables últimos de estas infraestructuras. Por golpistas y porque todo responsable de una empresa que comercializa aparatos que te hacen perder media vida cambiando tinta o desatascando papel debería estar entre rejas.

Poner peajes en las urnas

En principio, con las dos medidas anteriores funcionando, el Desafío Soberanista debería estar desactivado para el 1 de Octubre. Pero si, por lo que fuese, ese día llega y alguien consiguiera tener en su poder papeletas para introducirlas en urnas, proponemos la instalación de peajes para pasar a votar.

  • Sería 1,20€ para llegar a la urna.
  • Pero si ya tengo el telepeaje…
  • Esto no entra en la cuota del telepeaje.
  • ¿1,20€ ida y vuelta?
  • No, 1,20€ ida y otro 1,20€ a la vuelta de la urna.

 

Son catalanes, se darán media vuelta.

Encuentra más noticias de:

Comentarios