Entrevista al joven Picasso: "La pintura azul estaba de oferta"

13/02/17|Carlos Langa

PERIODISTA: Picasso, ¿qué has venido a hacer a París?

PICASSO: Quiero ser un gran pintor, señor. Hago cuadros, ¿sabe? También debo pasta a una gente en España. Son personas que no dudan en romperte las piernas si no pagas a tiempo. Me gustan mis piernas. Las dos. Otro tema es que dejé embarazada a una chica y su padre quería que me casase con ella. Y además me busca la Guardia Civil por meter fuego a la casa de un cacique. Pero básicamente vine porque quiero ser el mejor pintor de la historia. Y este es el lugar.

PERIODISTA: ¿Cómo es tu vida aquí?

PICASSO: La vida bohemia está muy bien, ya sabes, vives al día, te rodeas de artistas, comes cuando hay algo que echarse a la boca, bebes más vino de la cuenta, y cada dos meses pillas gonorrea. No está mal. Me gusta la libertad que te da. Pero de vez en cuando piensas: ¿qué coño hago con mi vida? ¿Por qué no me hice funcionario como mi primo Ramón? Ramón ganó una plaza en el ayuntamiento de su pueblo y ahora se ha comprado una casa. Tiene mi edad. Y yo aquí como un gilipollas pintando cuadritos. Sin un duro. Por cierto, tengo hambre, ¿me invita a un café y un bollo?

PERIODISTA: ¿Tienes amigos en París?

PICASSO: Sí, alguno tengo.

PERIODISTA: ¿Tu mejor amigo?

PICASSO: Una mancha de humedad en el techo de mi habitación. La he visto crecer desde pequeña. Sé que nunca me fallara. Siempre que me voy a dormir está ahí. Y al despertar, cuando la luz se filtra por la ventana, es lo primero que veo.

PERIODISTAS: ¿Y qué es lo que menos te gusta de esta forma de vida?

PICASSO: Que me regalen camisetas blancas a rayas. Una vez dije que me gustaban y, venga, no paran de regalarme. La gente no se complica. Tengo ya decenas. Creo que me moriré con una de esas camisetas rayadas puestas. Eso es lo que más odio, el resto bien.

PERIODISTA: Algunas personas dicen que lo que haces tú y tus amigos artistas no se puede considerar como arte.

PICASSO:¿Quién lo dice?

PERIODISTA: Por ejemplo, este señor con bigote y paraguas. Dígaselo.

SEÑOR: Esos cuadros que haces no son arte. Tú y tus amigos artistuchos sois unos cararaduras. Dónde están los lienzos con bonitos paisajes, bodegones con perdices o retratos como el de mi padre con el reloj de bolsillo que le regaló mi abuelo. No sois más que jetas que pintan mierdas. ¡Sinvergüenzas! ¡Epicúreos! ¡Yeyés!

PICASSO: No me grite, señor. Yo con diez años pintaba como el mejor Velázquez. A partir de ahí tenía dos opciones: buscar nuevas formas de expresión o dejarlo y opositar como mi primo Ramón. ¿Le he dicho que se ha podido comprar una casa? Trabaja de ocho a cinco, de lunes a viernes. Quién pudiera. El caso es que abandoné el realismo para superarlo. ¿Me invita a un té y a un brioche?

PERIODISTA: ¿Realmente no nos estáis tomando el pelo con vuestro arte?

PICASSO: Bueno, una vez le dije a Joan Miró, un pintor amigo, tío te estás columpiando demasiado. No puedes hacer un cuadro con una puta mancha y ya está. Al final nos van a descubrir y se acabó el chollo. Pero él me contesto con una frase que no olvidaré jamás.

PERIODISTA: ¿Cuál?

PICASSO: Hazte funcionario, Pablo.

PERIODISTA: ¿A qué se debe tu época azul?

PICASSO: Muchos piensan que se debe a la profunda tristeza que me produjo la muerte de un amigo, pero no es cierto. La realidad es que el supermercado de debajo de mi casa puso la pintura azul en oferta. Y me dije: qué coño, qué más dará un color que otro, pues hala, a pintar todo de azul y una pasta que me ahorro. No es barata la pintura. Por cierto, me he enterado de que ahora están haciendo una buena promoción de pintura rosa.

PERIODISTA: Has aparecido en la revista Forbes como uno de los pintores con más proyección internacional. ¿Qué te parece?

PICASSO: ¿También está Salvador Dalí?

PERIODISTA: Sí.

PICASSO: Vaya.

PERIODISTA: Y ya para acabar: ¿Cómo te gustaría que te recordasen?

PICASSO: Como el mayor artista del siglo XX.

PERIODISTA: Eso es todo. Hasta aquí la entrevista. ¿Tienes hambre?

PICASSO: Sí.

PERIODISTA: ¿Quieres un vaso de leche caliente y una pasta de limón y canela?

PICASSO: Por favor.

Encuentra más noticias de:

Comentarios