Entrevista a Leonardo Da Vinci: "Antes si sabías de todo eras un hombre del Renacimiento, hoy te llaman cuñao"

14/06/17|Carlos Langa

¿Señor Da Vinci, se considera un Hombre del Renacimiento?

Pues nací en la República de Florencia a mediados del siglo XV, obviamente soy un hombre del Renacimiento. Si hubiese nacido en Soria en la década de los 60 del siglo XX sería un hombre del Desarrollismo.

Me refería a que si se ve a sí mismo como alguien con una sabiduría que abarca conocimientos sobre diversas materias.

Bueno, no quiero pecar de soberbio, pero la verdad que toco todos los palos.  Pero eso es porque no sé estar parado. No soy de esos que se tiran todo el día en el sofá. A mí me comen los nervios, tengo que estar haciendo cosas. Como decía mi maestro Verrocchio: “Mientras descansas, machaca esas granzas”.  Cuando estaba en BUP me dijeron tienes que escoger entre “ciencias” o “letras”, y sabe qué conteste.

No.

Pues dije: “y una mierda”. Por qué tengo que elegir. Yo voy con todo, a full: ciencias y letras. Qué es eso de dividir el conocimiento. Acaso Platón o Aristóteles eligieron. En mi opinión se debería introducir de nuevo en las universidades el concepto cientras, es decir: ciencias y letras. Yo mismo he inventado esa palabra: cientras. ¿Le gusta?

Reguleras.

Ya. A mí tampoco me parece la polla, pero yo qué sé, recoge bien lo que quiero transmitir, eso no me lo negará.

Y todo lo toca lo hace de forma excelente.

Cuando me meto en algo lo hago a fondo. No me gusta dejar nada a medias. Si cojo un libro, me lo acabo, aunque sea una mierda. Y así con todo. Voy hasta las últimas consecuencias. Me pones delante Internet y me lo acabo.

Usted es pintor, anatomista, arquitecto, botánico, paleontólogo, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista. ¿Qué es lo que más le cuesta?

Realmente lo que peor llevo es saber qué epígrafe me corresponde a la hora de darme de alta en régimen de autónomos, una locura. Qué coño pongo, si le doy a todo.

¿Alguna vez le han dicho “¡Qué pasa, genio!”?

Pues sí, mi cuñado Paco. Pero en este caso no se equivoca. Como cuando me dice “figura” o “maestro”. Creo que para dirigirse a mí sí es apropiado, para el resto de mortales tendría que estar prohibido usarlo. Cuando veo que llaman “genio” a Cristiano o “crack” a Messi, me digo: “hombre, hombre, hombre, quizá están exagerando, porque genio soy yo, ellos como mucho son diestros en su materia, que bien mirado, no es mucho”.

Una faceta que mucha gente no conoce de usted es la de inventor. Ha desarrollado ideas como la del helicóptero, el automóvil, el submarino…

Así es. Pero de lo que más orgulloso estoy es de mis aportaciones al desarrollo de la bandoca.

¿La Bandoca?

Mi polla golpeando en tu boca… jajaja.

Muy buena esa.

También soy un genio del humor. De eso no se habla porque no interesa. Pero soy un cachondo. Este de la bandoca me lo coló mi cuñado. Él sí que es un máquina con estos juegos de palabras. Bueno, y en todo.

Habla mucho de su cuñado…

Creo que hemos sido muy injustos con la figura del cuñado. Antes si sabías de todo te llamaban Hombre del Renacimiento, pero hoy en día seguramente te tilden de cuñao. Yo quise hacer  un homenaje a todos los cuñaos con una de mis obras más famosa…

No me diga que…

En efecto, la Gioconda. Al final desvelo el gran secreto. El modelo que se esconde es mi cuñado Paco. Su enigmática sonrisa no es más esa sonrisilla que esbozan todos los cuñados como diciendo “anda, trae para acá, que tú no sabes”. Esa es la verdadera sonrisa de la Mona lisa

Encuentra más noticias de:

Comentarios